Cargando Eventos

« Todos los Eventos

Nacimiento Imam Muhámmad Al-Yauád (P)

12 de febrero de 2022

Muhámmad Al-Yauad

10 de Ráyab

Imam Muhámmad Al-Yauád (P)

Muhammad Ibn Alí, el noveno Imam (P), nació en Medina un 10 del mes de Rayab del año 195 de la Hégira. Se lo llamó Al-Yauád (el generoso), y también sobre todo Al-Taqi (el temeroso de Allah), junto a otros apodos como el sabio (al-‘álim), el elegido (al-mujtár), el purificado (al-zakí), el complacido (al-murtada), etc.  Su patronímico fue Abu Ya‘far.

Luego de la muerte de su padre accedió Al-Yauád al imamato teniendo sólo 8 años, lo cual no significaba ninguna limitación pues se narran anécdotas históricas sobre su extraordinaria sabiduría a esa temprana edad, que sobrepasaba a la de los más destacados estudiosos de su  época. Al-Ma’mún, que había mandado asesinar a Al-Rida (P) lo hizo viajar a Bagdad desde Medina donde se encontraba al morir su padre, y lo recibió con honores y amabilidad. Le dio incluso a su hija en matrimonio. De esta manera buscaba tener cerca al sucesor de Al-Rida evitando problemas con la shi‘a. El Imam (P) pasó un tiempo en Bagdád hasta que consiguió permiso del califa para volver a Mwedina donde permaneció hasta la muerte de Al-Ma’mún. Al-Mu’tasim, sucesor de Al-Ma’mún, volvió a convocar al Imam (P) a Bagdad y allí intrigó para que lo asesinara envenenándolo su esposa, la hija de Al-Ma’mún, lo cual tuvo lugar en el año 220 dH. Su tumba se encuentra cerca de la de su abuelo Al-Kazim (P).

Hay tradiciones firmes e históricas sobre la sabiduría del Imam Al-Yauad siendo sólo un niño de 8 o 9 años, como la que relata el interrogatorio a que fue sometido ante Al-Ma’mún por un sabio en la ley islámica de su tiempo, que quedó perplejo ante una repregunta del Imam (P).

Relata Alí Ibn Jálid: «Estaba yo en Al-Askar (smarra) y se me dijo que había allí un hombre en prisión que había sido raído encadenado de la región de Siria. Decían que pretendía ser un profeta. Fuí y persuadí al carcelero hasta que me dejó entrar a verlo. Allí me encontré un hombre de comprensión e intelecto. Le interrogué: “Fulano, ¿cuál es tu historia?” “Soy de Siria —me dijo— solía adorar a Allah, el Altísimo, en el lugar en el cual se decía fue colocada la cabeza de Al-Husain (P). Una noche estaba en mi lugar enfrentando al mihrab, recordando a Allah, Poderoso, Altísimo, cuando via a una persona parada frente a mí. Miré hacia él y me dijo que me levantara. Me levanté y caminé con él un corto trecho. Repentinamente estábamos en la mezquita de Kufa. Me preguntó ‘¿Conoces esta mezquita?’ Si, es la mezquita de Kufa —respondí— ‘Hagamos la oración’, dijo. Hice el salat con él; luego se levantó y slio y yo slí con él. Caminó conmigo un corto trecho, y repentínamente estábamos en la mezquita del Mensajero de allah (BPDyC) (en Medina). Saludó al Mensajero, oró y yo oré con él. Luego slió y salí con él. Caminó otro corto trecho y de repente estábamos en Meca. Hizo la circunvalación al Templo Sagrado y yo la hice con él. Entonces salió y lo seguí. Lugo de caminar un corto trecho, repentinamente estábamos nuevamente en el lugar donde yo solía adorar a Allah en Siria. La persona desapareció de mi vista y yo quedé maravillado y aturdido por lo que había visto. Al año siguiente vi a la persona de nuevo y aconteció lo mismo, pero cuando estaba a punto de dejarme en Siria le pregunté quien era y me dijo: “Soy Muhammad Ibn Alí Ibn Musa Ibn Ya’far. Le conté esto a uno que vino a verme y llevó un cargo contra mí y por eso me encerraron y trajeron a Iraq tal como me vez ahora. Se me acusa de ser un mentiroso.» Le dijo al hombre que intercedería por él ante Muhammad Ibn Abdul Malik Al-Zaiiát contándole su historia; así lo hice y éste me respondió por escrito diciéndome: “Dile a aquel que una noche te llevó de Siria a Kufa, de Kufa a Medina, de Medina a Meca y luego de Meca a Siria, que te saque de tu prisión”. Entristecido por  esta respuesta fuí a la mañana temprano a ver al hombre a la cárcel a darle ánimos, y encontré a soldados, vigilantes y guardias yendo de un lado a otro. Inquirí que pasaba y se me dijo: “El hombre traído de Siria y que pretendía ser Profeta desapareció ayer de la prisión. No sabemos si se lo tragó la tierra o fue arrebatado por los pájaros”.

Comparte el conocimiento

Detalles

Fecha:
12 de febrero de 2022
Categoría del Evento:
Etiquetas del Evento:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *