Enseñanzas del Sheij a sus discípulos

Así comentaba el Sheij a sus discípulos el libro de Teología Islámica

 

Acerca del capítulo 20 del Libro 1

1° Comentario:

“El Infinito pierde su nombre” significa que nosotros solamente captamos la idea de Infinito cuando la confrontamos con lo finito. Este es simplemente un método de nuestro entendimiento para comprender que la Realidad divina no tiene límites, pero no para captar lo que significa “infinito” en sí mismo. Lo Infinito no es una extensión inabarcable, pues si así fuera esa extensión sería la expresión que lo manifieste, y en última instancia, ella sería de algún modo limitada, y por lo tanto no-infinita. Es “infinito” porque no puede tomar forma alguna -siendo finito lo que tiene fronteras o límites-, lo es en sí mismo, no con referencia a otro que le sirva para confrontarlo. El Sí Mismo divino Oculto es Infinito en cuanto No-Manifestado, es decir informal, no confrontable con nada. Esta Infinitud es igual a la Ocultación, y aunque lo Oculto se haga presente en lo Manifestado, no adopta ninguna expresión externa. Por eso dice “donde el Infinito pierde su nombre”.

2° Comentario: “Debemos pensar que todas las palabras que usamos, si vamos a analizar a fondo, no son más que metáforas de la Realidad, nunca refieren a la Realidad en Si Misma, porque si la Realidad es Allah no puede ser descrita. Y por otra parte nuestra captación de la realidad es sumamente limitada, y está distorsionada por los medios que usamos para la captación, la percepción, el discurso, o la argumentación lógica. Las palabras no pueden describir la Realidad. En definitiva si creamos palabras, por mas exactas que sean, no son más que metáforas. Esto se ha discutido en filosofía: si lo que se dice realmente es lo que existe, o si se está percibiendo lo que existe de un modo que es propio del hombre y se lo dice de un modo propio del hombre; quizás una inteligencia superior lo pueda describir de otra manera, así como otras especies animales perciben el mundo de un modo diferente y si tuviesen que expresarlo lo harían con sus propias palabras. Nosotros usamos luz, mar, etc., que corresponden a una descripción de la realidad que nos permite captarla, pero es propio de nuestro entendimiento, la Realidad en Si Misma es impenetrable. Pero no impenetrable como decía Kant, cuando afirmaba “el sí mismo no se puede conocer, se conocen los fenómenos, no conozco la cosa en sí, sino la cosa en mi, de acuerdo a la condición de tiempo,  espacio y categoría”. Al final está diciendo que se conoce, se conocen los fenómenos y que eso es la realidad cierta. Si hubiese dicho que esos fenómenos son metáforas, como decíamos antes, hubiera dejado a la ciencia de su época sin sustento, ciencia que decía “esto que conocemos es real”, y si él les hubiera dicho lo contrario la ciencia no tendría sentido. Lo mismo hizo Descartes, al poner en duda todo, hasta el mundo, las ciencias nacientes físico matemáticas no tienen sustento, y ahí se planteó el gran dilema de la modernidad.

Comprar Libro

Comparte el conocimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *