Gadir Jumm o la proclamación de la uilaiah (primacia) de Alí ibn Abi Tálib (P)

Dice el Sagrado Corán:

Bismil-Lahi -r-Rahmani -r-Rahím
…Hoy [al cierre de la misión del Profeta] los que son impíos quedaron frustrados [de haceros desertar] de vuestra Fe. ¡No les temáis, pues, sino que a Mí temedme!: Hoy completé para vosotros vuestra Fe [y prácticas], y perfeccioné para vosotros Mi merced [con la victoria del Islam y su futura expansión], y Me complazco en vosotros con el Islam como religión (5:3)

“Hoy completé vuestra Fe”, se refiere al día de Al-Gadír (que significa “arroyuelo”), el 18 de Dhu -l-Híyyah del año décimo de la Hégira, cuando Alí Ibn Abi Tálib (P) fue declarado por última vez el Jalifa o sucesor del Profeta (BPDyC), delante de toda la congregación de los musulmanes, que volvían de la Peregrinación, y que se establecieron en un lugar entre Meca y Medina llamado Al-Yúhfah.
Ese día, el Profeta (BPDyC), después de preguntar a los musulmanes si acaso no era más preciado él que sus propias almas (ya que él indica el bien, y muchas veces sus almas les indican la perdición), levantó inmediatamente el brazo de Alí (P), y expresó: “Aquel de quien yo sea su guía y conductor, he aquí que Alí es su guía y conductor. Yo protegeré a quien lo proteja, seré enemigo de quien sea su enemigo, frustraré y derrotaré a quien quiera frustrarlo y derrotarlo, y daré la victoria a quien haga por su victoria. Por cierto que la Verdad se orienta hacia donde se orienta Alí”. Ese día se estableció finalmente la Uilaiah, la autoridad sagrada, que completó la fe de los musulmanes. Es imposible que un Profeta desaparezca de este mundo sin hacer eso: Así Jesús dejó designado a Pedro, Moisés a Josué, Noé a Sem, y Adán a Set, con todos ellos sean la Bendición y la Paz. Del mismo modo, Muhammad (BPDyC), que es el más completo de todos los Profetas, designó a Alí (P) como el más completo de todos los Ualí o herederos de un Profeta, de la sabiduría y la autoridad espiritual.

Sobre ese acontecimiento extraordinario, corona del Mensaje de Muhammad (BPDyC), sin lo cual el Din del Islam no hubiese perdurado, existen numerosas tradiciones, entre otras: De Abu Sa’íd Al-Júdri, Allah le de la Complacencia, en una fuente sunnita llamada Gaiatu -l-murám (El objetivo de lo anhelado), se cuenta que narró: “El Profeta (BPDyC) ordenó, el día en que convocó a la gente a Gadír Jumm, que todo lo espinoso que hubiese debajo del árbol [donde él se ubicó] fuera despejado. Era un día jueves, en que convocó a la gente hacia Alí [a acatarlo], tomándole su brazo, y elevándolo hasta que la gente vio el blancor de las axilas de ambos, y ellos no se separaron hasta que fue revelado este versículo: Hoy completé para vosotros vuestra Fe, y perfeccione en vosotros Mi Merced, y Me complazco en vosotros con el Islam como religión. Entonces el Mensajero de Allah (BPDyC) expresó: ‘Allah es el Más Grande (Alláhu Ákbar) para completar el Din, y perfeccionar la Merced. Y la Complacencia de Allah está con mi Mensaje, y en que la Uiláiah (la Primacía) sea con Alí’. Y luego agregó: ‘¡Allahúmma!, ¡Protege a quien le proteja, se enemigo de quien sea su enemigo, da la victoria al que haga por su victoria, y frustra y derrota al que quiera vencerlo!’” (T, V, pp. 192-193).
En fuente imamita se registra de Muhammad Al-Báqir (P), lo siguiente: “Cuando el Mensajero de Allah (BPDyC) partió de la Peregrinación de la Despedida [la única que realizó], llegó a un paraje al que se llama Dauyán, y le fue revelado este versículo: Mensajero, comunica lo que te fue revelado de parte de tu Señor [sobre Alí] pues si no lo hicieras, no habrías comunicado nada de su Mensaje [es decir no perduraría en el tiempo], siendo que Allah te preservará contra la gente [de la difamación] [5:67]. Entonces, habiéndosele comunicado su preservación contra la gente, llamó a la oración conjunta [que se congreguen los musulmanes], y la gente se reunió con él. Así es que preguntó: ‘¿Quién es preferible para vosotros a vuestras propias almas?’ Y todos clamaron respondiendo: ‘Allah y Su Mensajero lo son’, y éste tomó la mano de Alí Ibn Abi Tálib, diciendo: ‘Aquel de quien yo fuera su conductor, Alí será su conductor. ¡Allahúmma!, ¡Protege al que lo proteja, se enemigo de quien sea su enemigo, derrota a quien quiera vencerlo, y da la victoria a quien haga por su victoria! Porque él es parte mía, y yo soy parte de él, y él está a mi respecto en la categoría de Aarón respecto de Moisés, excepto que no habrá en verdad Profeta después de mí’ Esta fue la última práctica que Allah Exaltado impuso a la comunidad de Muhammad. Luego Allah Exaltado reveló a Su Profeta: Hoy completé para vosotros vuestra Fe…. Y [los musulmanes] aceptaron del Mensajero de Allah (BPDyC) todo lo que Allah ordenó como prácticas, en cuanto a oración, ayuno, contribución, peregrinación, y lo confirmaron en ella”. Le preguntó un discípulo: “¿Cuándo fue ello [la designación de Alí]?”. Respondió: “El 19 [en otra versión dice el 18] de Dhu -l-Híyyah [decimosegundo mes del calendario lunar islámico], del año décimo de la Hégira, después de haberse él retirado de la Peregrinación de la Despedida. Y transcurrieron entre ello y el fallecimiento del Profeta (BPDyC) cien días, y el Mensajero de Allah nombró [luego] con el nombre de ‘Gadír Jumm’ a doce hombres” (T, V, pp. 194-195)
En la obra Al-Manáqib, Las Jerarquías (o excelsitudes), el autor sunnita Ibn Al-Mugázilí registra una tradición proveniente de Abu Huráirah, que dice: “Al que ayune el 18 de Dhu -l-Híyyah Allah le inscribe a su favor un ayuno como el de sesenta meses. Tal es el día de Gadír Jumm, cuando el Profeta (BPDyC) tomó en él la mano de Alí Ibn Abi Tálib, diciendo: ‘Aquel del que yo sea su conductor, entonces Alí será su conductor’. ¡Allahúmma!, ¡Protege a quien le proteja, frustra a quien quiera frustrarle, y da la victoria a quien haga por su victoria!’. Entonces Omar Ibn Al-Jattáb exclamó: ‘¡Congratulaciones, congratulaciones sean contigo, Ibn Abi Tálib! Te has convertido en mi conductor, y en el de todo creyente y toda creyente’. Y Allah Exaltado reveló ese día: Hoy he completado para vosotros vuestra Fe…” (T, V, p. 195).
Del Imam Yá`far Al-Sádiq (P) se cuenta que dijo: “Cuando el Mensajero de Allah (BPDyC) llegó a Arafát [durante la Peregrinación de la Despedida], un día viernes, vino a él Gabriel (P) y le dijo: ‘Allah te envía Su saludo, y te dice: ‘Di a tu comunidad: Hoy complete para vosotros vuestra Fe, con la Uiláiah (primacía) de Alí Ibn Abi Tálib, y perfeccioné en vosotros Mi Merced y me complazco en vosotros con el Islam como religión. No habrá revelación para vosotros después de esto: Os he revelado la oración, la contribución, el ayuno, y la Peregrinación, y lo quinto es aquello [la Uiláiah]. No me interesaré de vosotros, después de estas cuatro [prácticas], sino por aquella’” (Tabatabaí, V, p.197) Es decir, las cuatro prácticas sólo se completan y son aceptadas gracias a la Uiláiah, el reconocimiento de Alí Ibn Abi Tálib (BP) y de los Imames sucesores del Profeta (BPDyC).
Del Imam Muhammad Al-Báqir se narra que dijo: “La última práctica revelada es la de la Uiláiah [la primacía de Alí y los Imames]. Luego no fue revelada ninguna otra práctica. Después fue revelado: Hoy completé para vosotros vuestra Fe…, en [la localidad de] Kizá’ Al-Gamím, y el Mensajero de Allah (BPDyC) la proclamó [a esa práctica] en Yúhfah, no revelándose después de ella ninguna otra” (T, V, p. 200).
Dijo Alí (P): “Escuché al Mensajero de Allah (BPDyC) decir: ‘El Islam se constituyó sobre cinco condiciones: Los dos testimonios y las dos yuntas (al-qarínatáin)’”. Se le preguntó: “En cuanto a los dos testimonios, los hemos conocido, ¿qué son entonces las dos yuntas?”. Respondió: “La oración y la contribución [es una yunta], pues no es aceptada una de ambas, si no lo es la otra, y el ayuno y la Peregrinación al Templo de Allah, para quien pueda rumbear hacia él [es otra yunta]. Y completó esto con la Uiláiah, revelando Allah, Poderoso y Majestuoso: Hoy completé para vosotros vuestra Fe…” (Id.).

Comentario: la uilaiah, o primacía y conducción de la comunidad islámica

Antes que nada se debe destacar que los hadices acerca de Gadír Jumm son numerosos, provenientes de muchos compañeros, testimoniados por una larga lista de transmisores diferentes. Para la escuela imamita el acontecimiento de Gadír Jumm completa las prácticas del Islam. Sin la aceptación de la Uiláiah no se admiten el resto de las devociones, es decir, las mencionadas por Alí como “dos yuntas”: La oración y la contribución (al-saláh y al-zakáh), y el ayuno y la Peregrinación (al-sáum y al-hayy).
La primera cuestión que surge al respecto es: ¿Por qué se llama a la creencia en la Uiláiah (Primacía) “práctica”, si es parte de la fe, una convicción del intelecto gracias a la exégesis (al-tafsír) correcta del Sagrado Corán? En el Libro por excelencia, más de seiscientas veces es mencionado Alí Ibn Abi Tálib (P), de una u otra forma. Entre otros por el versículo que corresponde a la Uiláiah: Por cierto que sólo son vuestros ualíes Allah y su Mensajero, y los creyentes que realizan la oración y dan la contribución estando prosternados (5:55). La aceptación de la Uiláiah (Primacía) es una práctica porque, en realidad, completa las prácticas. No tendría sentido la fe del Islam si no tuviera por objetivo cumplir con la Súnnah del Profeta (BPDyC), y el ejemplo acabado de la misma, y su perfección como Sendero Recto, es Alí Ibn Abi Tálib (P), por lo que, siguiendo su ejemplo, tenemos la seguridad de estar cumpliendo acabadamente con el Profeta (BPDyC).
Si alguien preguntara: “¿Acaso no tenemos un acceso directo a la Súnnah del Profeta?”. Realmente no, porque ella es transmitida por sus compañeros, de manera que tenemos que confiar en lo que ellos dicen. El Profeta (BPDyC) no dictó por escrito su Súnnah, él expresó ciertas cosas, y realizó otras, y todo ello quedó registrado en las mentes de sus compañeros. La seguridad de que la transmisión es correcta, y de que la práctica sobre esa base también lo es, está dada por Alí y los Imames, con ellos sean la Bendición y la Paz. Ellos están a la cabeza de los compañeros del Profeta (BPDyC), como Abu Sa’id Al-Júdri, Ammar Ibn Iásir, Ibn Abbás, Ibn Mas’úd, Al Miqdád, Abu Dharr, Salman Al-Farsi, y otros muchos, que transmitieron las prácticas del Profeta y sus dichos.
En definitiva, el Mensajero de Allah (BPDyC) solamente fue encargado de transmitir el Sagrado Corán, enseñar la Sabiduría de su comprensión, y dejar el ejemplo de su práctica. Pero la transmisión de la práctica estuvo a cargo de los compañeros, que le sucedieron en el tiempo. Entonces, es necesario recurrir al respecto a la mejor fuente. Y si Allah designa en el Sagrado Corán a Alí Ibn Abi Tálib como continuador de la Uiláiah, la conducción y primacía entre los musulmanes, por lo tanto es obligado a todo musulmán tomar la Súnnah del Profeta (BPDyC) de parte de Alí y los Imames, con ellos sean la Bendición y la Paz. Por eso Alí, con él sea la Paz, fue designado históricamente por el Profeta en ocasión de Gadír Jumm, el 18 de Dhu –l-Híyyah, del año décimo de la Hégira, cien días antes de la desaparición del Profeta (BPDyC).
El acontecimiento de Gadír Jumm no es cuestionado por ninguna de las dos escuelas, excepto que la escuela común o sunnita, no lo considera un principio de fe, sino un simple episodio. La escuela imamita, por el contrario, conociendo el principio de que Allah instauró a un Imam permanentemente en la humanidad, como su guía, y que nunca puede dejar de haberlo mientras haya humanidad civilizada, acepta entonces como algo necesario que después del Profeta (BPDyC) haya ese Imam, por principio de la fe, pues de lo contrario las prácticas no serían válidas.
Mensajero, comunica lo que te fue revelado de parte de tu Señor pues si no lo comunicaras no habrías cumplido con su Mensaje (5:67), significa que de no hacerlo no perduraría el Islam en la historia, y además, ello indica que el Mensajero de Allah (BPDyC) recibió antes de Gadír Jumm la orden de declarar a Alí (P) como su Ualí y continuador. Pero pensaba que su proclamación de Alí (P) iba a ser causa de cisma dentro de la comunidad de los musulmanes, y recién cuando Allah le aseguró lo contrario, entonces el Profeta (BPDyC) procedió a proclamar la Uiláiah. Alí Ibn Abi Tálib (BP) no es causa de cisma, pero sí de la prueba interna de la comunidad del Islam. Por eso dijo el Profeta (BPDyC): “Tu lucharás por la interpretación correcta del Corán contra los hipócritas, como yo luché contra los impíos por su revelación”.
El Islam no hubiese tenido ninguna trascendencia histórica el Din de Allah si no fuera por la designación de Alí y los Imames (P). Los Mensajes divinos no se mantienen a sí mismos contra el embate de los hipócritas, sobre todo en el orden interno, debido a que lo pueden tergiversar y desviar, como al cristianismo y al judaísmo, pueden transformarlos en lo contrario. Inmediatamente después de la desaparición de los Profetas respectivos (P) cada una de las Revelaciones es expuesta a la infiltración de Satanás y de sus personeros, que tergiversan lo que el Profeta dijo, y lo transforman en una tradición de Satanás, al menos en su mayor parte.
En cambio a los musulmanes nos fue prometido que al Din o Fe de Allah no lo acometerá el error, ni por delante ni por detrás, ni en su principio ni en su desarrollo, ni en su literalidad ni en su conocimiento secreto o profundo, ni en su práctica ni en su metafísica. Y esta garantía es avalada por los Imames, con ellos sea la Bendición y la Paz, quienes tuvieron en época de Muhammad Al-Báqir y de Yá`far Al-Sádiq que restablecer el Din del Islam, porque se intentó tergiversarlo a través de los hadices. Y aún antes, en época de Alí Ibn Abi Tálib (P), tuvo él que combatir contra quienes querían tergiversar el Sagrado Corán, apenas había desaparecido el Profeta (BPDyC), enfrentándolos de hecho, y declarando el texto verdadero. Y en nuestra época, cuando según los hadices del Profeta (BPDyC), predominarán los eruditos del error, el Imam Al-Mahdí (BP) es una fuente de luz, una fuente de enseñanza, de corrección, las que comunica a sus protegidos para iluminar al resto de los musulmanes a través de sus enseñanzas.
Recordemos al que se acercó al Profeta (BPDyC) y le preguntó: “¿Esto que dijiste en Gadír Jumm, que Alí (P) es tu sucesor, proviene de Allah o de ti?”. El hombre suponía un indebido favoritismo del Profeta (BPDyC) hacia Alí (P), su primo y yerno. El Profeta (BPDyC) le respondió: “Es de parte de Allah”. Y cuando el individuo se alejaba, dudando de lo que se le había respondido, iba suplicando: “Si esto es verdad ¡que descienda sobre nosotros una piedra!”, e inmediatamente cayó una piedra que lo partió en dos. Dice al respecto el Sagrado Corán: Rogó un suplicante por un castigo concreto [contra su persona] que para los impíos no tiene qué lo detenga, por parte de Allah El de las Escalas, por las cuales se elevan hacia Él los ángeles y el Espíritu [Gabriel o una realidad aún superior] en un Día cuya dimensión es de cincuenta mil años. ¡Se paciente, entonces [Profeta], bella es la paciencia! (70:1-5).

 

Comparte el conocimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *